Reflexiones Dominicales

Segundo Domingo de Cuaresma (B)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

2º. DOMINGO DE CUARESMA (B) Marcos 9:2-10 – Feb 25, 2018

“De entre la nube radiante se oyó la voz del Padre: Este es mi Hijo muy querido. Escúchenlo”.

El premio Oscar es el reconocimiento de la Academia Americana de Artes Cinematográficas y Ciencias, de la excelencia y del profesionalismo de la industria del cine, incluyendo directores, actores, escritores, efectos especiales y otros. Cuando tú asistes a cualquiera de las películas galardonadas con un Oscar, tú esperas ver uno de los mejores filmes producidos. Pero el director de la película del Oscar no nos dice que ese es su final y la muerte de su industria de cine.

Primer Domingo de Cuaresma (B)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

1º. DOMINGO DE CUARESMA (B) Marcos 1:12-15 – Feb 18, 2018

“El plazo se ha cumplido; ya llega el reinado de Dios, vuelvan a Él y crean en el Evangelio”.

Ustedes podrán haber escuchado esta historia: Un barco se acerca a la costa, la pesada niebla intercepta el radar de la nave, y el radar indica que puede haber otro barco en su camino, por lo que el Capitán del barco envía el siguiente mensaje: “Usted debe cambiar su curso 10 grados”.

El capitán recibe una respuesta inmediata por parte del “otro barco”: “Usted es el que debe cambiar su dirección 10 grados”.

El capitán molesto insiste: “Cambie su curso porque yo soy el Comandante de la Marina Francesa.

Desde el otro lado responden: “Yo soy un empleado obediente, le digo que cambie su rumbo.

El capitán lleno de rabia replica: Cambie usted su rumbo, porque esto es un barco de guerra, y yo no respondo por lo que pueda pasarle a usted y a su barco.

Al instante le responden del otro lado: “Aunque sea un barco de guerra, le aconsejo que cambie su rumbo, pues esto no es un barco, este es un faro, y usted esta a punto de estrellarse.

Quinto Domingo Tiempo Ordinario (B)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

5º. DOMINGO TIEMPO ORDINARIO (B) Mar 1:29-39 – Feb 4, 2018

“Cristo llevó nuestros sufrimientos y cargó con nuestras enfermedades”.

La fiebre era una enfermedad grave en tiempos antiguos, especialmente cuando aparecía y la gente no sabía su causa, diferente de lo que sabemos hoy. Así que la gente se moría de una simple fiebre. En tiempos del ministerio de Jesús la suegra de Simón estaba enferma con fiebre. Cuando Jesús entró en casa de Simón Pedro, y de su hermano Andrés, con los otros dos hermanos Santiago y Juan, ellos le avisaron acerca de la enferma en casa. El Evangelio de Marcos nos cuenta sobre los pasos típicos en una sanación de Jesús: “Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó”. Esta acción de Jesús no es extraña, lo que sí es bastante inusual es que la mujer en vez de quedarse en recuperación por lo menos un día o unas cuantas horas, inmediatamente se levantó de la cama y se puso a servirles.

Sexto Domingo Tiempo Ordinario (B)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

6º. DOMINGO TIEMPO ORDINARIO (B) Mar 1:40-45-Feb 11, 2018

“Un gran profeta ha aparecido entre nosotros. Dios ha venido a salvar a su pueblo”.

Uno de los momentos asombrosos de la conversión de San Francisco de Asís fue su encuentro con el leproso. Su primer biógrafo Tomás de Celano, en su Primera Vida de San Francisco escribió: “Tan detestables le eran a su vista los leprosos, que él acostumbraba a decir que en su vida de vanidad, prefería mirar a sus casas desde una distancia de más de dos kilómetros y a taparse la nariz con sus manos. Pero después con la gracia y el poder del Altísimo él comenzó a pensar en las cosas santas y útiles, recordando que mientras estaba vestido de trajes mundanos, se encontró un día con un leproso y sintiendo algo más poderoso que él, lo besó. Desde entonces comenzó a despreciarse a sí mismo más y más, hasta que por la misericordia del Redentor, se venció a sí mismo. A otros pobres también (…) les ayudó, extendiendo sus brazos con misericordia hacia los que nada tenían y mostrando su compasión con los afligidos”. Francisco al final de su vida escribió en su Testamento: “Cuando aún estaba en pecado, me era muy amargo mirar a los leprosos, pero el Señor me condujo a practicar con ellos su misericordia”.

Cuarto Domingo Tiempo Ordinario (B)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

4º. DOMINGO TIEMPO ORDINARIO (B) Marcos 1: 21-28 – Enero 28, 2018

“El Señor, tu Dios, te dará un profeta como yo, salido de tu mismo pueblo; a él sí lo escucharán”.

Ustedes esperan que sean las personas sabias y los consejeros prudentes y experimentados quienes hablen con sabiduría, pero ustedes no se esperan que sean los ignorantes y los malos quienes lo hagan. Los ignorantes y malos pueden hablar con poder, pero no con autoridad. Cuando Jesús llegó a Cafarnaúm un sábado y entró a la sinagoga a enseñar, como era su costumbre hacerlo, había un hombre con un espíritu maligno, un endemoniado, y proclamó lo que nadie se imaginó que él haría. “Se puso a gritar” una verdad sobre él, claro que sí fue una corta lección teológica sobre la identidad de Jesús:”Tú eres el Santo de Dios.” Después de semejante proclamación y en el mismo lugar, Jesús confirma el testimonio del poseído. Jesús le ordena: “¡Cállate y sal de él! El espíritu maligno lo sacudió, dio un terrible grito y salió de él”.

Más artículos...