Reflexiones Dominicales

Tercer Domingo de Adviento (B)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

3º. Domingo de Adviento (B) Juan 1:6-8, 19-28 – Dic 17, 2017

“El Espíritu del Señor está sobre mí. El Señor me envió a llevar una alegre noticia a los pobres”.

Una historia sencilla oímos hoy: “Vino un hombre que se llamaba Juan, enviado por Dios para dar testimonio de la luz para llevarlos a todos a creer”. Hay tres palabras claves que nos dan una idea clara de quién es Juan el Bautista, los verbos enviar, dar testimonio y creer. Cuando la gente quiere saber más acerca de la razón por la cual él está bautizando, Juan cita al Isaías del Antiguo Testamento: “Yo soy la voz del que grita en el desierto: Allánenle el camino al Señor”. El ser enviado identifica al apóstol, y el dar testimonio identifica al mártir. Juan es ambas cosas. Él es un apóstol porque él fue enviado a proclamar la llegada de Cristo y de su reino, y él fue un mártir porque dio testimonio de la verdad con su sangre. Al Juan señalar a Jesús como el Cordero de Dios nosotros creímos.

Segundo Domingo de Adviento (B)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

2º Domingo de Adviento (B) Marcos 1:1-8 – Dic 10, 2017

“Una voz grita en el desierto: ¡Preparen el camino del Señor! ¡Ábranle vías rectas!”.

Una vez un artista famoso había pintado un cuadro hermoso de Jesús y lo tenía en su taller. La pintura mostraba a Juan el Bautista señalando con su dedo a Jesús. El pintor decidió un día donar esta obra de arte a su Iglesia parroquial, se llevó el cuadro a la parroquia y cuando el párroco agradecido vio qué tan hermoso era, le preguntó al artista: “¿Por qué haz decidido traernos a la Iglesia semejante pieza artística?” El pinto dijo: “Porque yo soy ese dedo y quiero que cada uno de los feligreses se sientan también como ese dedo”. Nuestra reflexión podría ser: “¿Nuestras vidas le señalan a la gente a ese Cristo, o la alejan de él?” Para nosotros es un reto recordar lo que una vez dijo Gandhi: “Yo fuera un cristiano si al menos hubiera encontrado a uno”.

Cristo Rey del Universo (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO REY (A) Mt 25:31-46; Nov 26, 2017

“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te dimos de comer, con sed y te dimos de beber? (…) cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

El autor estadounidense Mark Twain escribió en 1881 la novela El Príncipe y el Mendigo acerca de la historia de dos jóvenes que eran muy parecidos: Tomás Canty, un mendigo que vive con su familia abusiva en Londres y Eduardo VI de Inglaterra, hijo de Enrique VIII de Inglaterra. Un día Tomás Canty, el harapiento chico y el Príncipe Eduardo, el hijo del rey Enrique VIII se encuentran y queriendo saber qué se sentía siendo un pobre chico del común, y el otro, cómo ser un príncipe rico, se intercambian de vestidos. Así, vestido con harapos, el príncipe deja el palacio y como los niños eran extraordinariamente parecidos y habían intercambiado su ropa, la guardia de palacio arroja al príncipe a la calle. El príncipe vaga en su pobreza por Londres e insiste en proclamar su identidad como el Príncipe de Gales. Mientras tanto, a pesar de que Tomás repetidamente niega su abolengo, la corte y el rey insisten en que el príncipe se ha enloquecido. Eduardo entonces corre hacia la familia de Tomás y se une a una pandilla de ladrones. A la muerte de su padre Enrique VIII, Eduardo irrumpe en la coronación de Tomás, y los chicos hacen la explicación de lo sucedido y retoman su lugar; Eduardo es coronado rey de Inglaterra.

Primer Domingo de Adviento (B)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

1º Domingo de Adviento (B) Marcos 13: 33-37 – Dic 3, 2017

“¡Cuidado! Permanezcan despiertos porque no saben cuándo se cumplirá el último plazo”.

Clive S. Lewis, escritor Irlandés, en su novela Las Cartas del Diablo a su Sobrino, nos cuenta que una vez Satanás estaba entrenando a sus estudiantes diablos, pero antes de enviarlos a la tierra los entrevistó. Al primero le preguntó: “¿Cuál será tu estrategia?” Él le dijo: “Le diré a la gente que Dios no existe”. El Diablo sacudió su cabeza y dijo: “La mayoría sabe que nuestro Enemigo existe”. El siguiente dijo: “Voy a enseñarles que el infierno no existe”. Insatisfecho Satanás protestó: “Después de tantos crímenes, terrorismo y corrupción, ellos saben que el infierno existe”. El último era un diablo joven y dijo: “Les diré que no se preocupen, que tienen muchísimo tiempo para cambiar y ser buenos”. Satanás se puso muy contento y dijo: “Tú eres un diablo inteligente. Quedas encargado de toda la legión.

Trigésimo tercer Domingo Tiempo Ordinario (A)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

33º Domingo del Tiempo Ordinario (A) Mateo 25:14-30  Noviembre 19 2017

“Muy bien, servidor bueno y fiel. Como fuiste fiel en lo poco, te confiaré lo mucho. Siéntate a la mesa con tu señor”.

Una vez oí una historia humorística contada por una familia. Ellos salían de Misa. El Señor Quejas le dijo a su esposa: “El sermón del sacerdote estuvo muy deficiente”. La Señora Quejas añadió: Si, y el coro cantó desafinado”. Caminando con ellos iba su niño pequeño quien estaba escuchando la conversación de sus padres. Él también intervino diciendo: “A mí me parece bien, después de todo no nos costó sino los dos mil pesos que dimos en la ofrenda”.

En este caso no quiere decir que nosotros recibimos lo que pagamos por su costo. Jesús no es un experto en finanzas, pero él nos enseña en este domingo cómo invertir lo que recibimos. Él nos cuenta la famosa parábola de los talentos. Un hombre se fue de viaje y llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y a un tercero, uno; a cada uno de acuerdo a sus habilidades. Cuando el señor regresa se entera de que el empleado que había recibido cinco talentos ha ganado otros cinco, el que recibió dos talentos ganó otros dos. Ellos se sienten muy orgullosos de recibir la alabanza de su patrón por haber usado sus habilidades en forma creativa, y él le dice a cada uno de ellos: “Muy bien, servidor bueno y fiel. Como fuiste fiel en lo poco, te confiaré lo mucho. Siéntate a la mesa con tu señor”. Pero el empleado que había recibido un talento, se lo devuelve a su patrón. El patrón le dice que él es malo y perezoso, y ordena que sea castigado.

Más artículos...

Nuestros Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy107
mod_vvisit_counterAyer63
mod_vvisit_counterEsta Semana507
mod_vvisit_counterLa Semana Pasada622
mod_vvisit_counterEste Mes1304
mod_vvisit_counterEl Mes Pasado3285
mod_vvisit_counterTodos los Dias843056

We have: 64 guests online
Su IP: 54.82.81.154
 , 
Today: Dic 15, 2017

Encuesta

¿QUÉ TIPO DE CONTENIDO DESEAS VER EN ESTA PÁGINA?

Síguenos