Reflexiones Dominicales

Sexto Domingo de Pascua (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

SEXTO DOMINGO DE PASCUA (A) Juan 14: 15-21

Mayo 21, 2017

“Yo le pediré al Padre que les dé otro Defensor, que esté siempre con ustedes, El Espíritu de la verdad”.

Muy de vez en cuando, y para otros con más frecuencia, pasamos por la experiencia de un apagón; por alguna razón se va la electricidad. La mayoría de las personas interrumpen actividades: las madres posponen la preparación de alimentos, o se cambian al gas, los computadores en la oficina, el colegio y la casa se apagan. Otras actividades sufren más seriamente retardos, como los trenes y metros eléctricos, el funicular, el teleférico y ascensores, sin mencionar los entretenimientos y la comodidad de una ducha caliente. Aún en nuestras celebraciones litúrgicas volvemos al uso ancestral de alumbrarnos con velas, buscar lámparas, usar megáfonos anticuados, o hablar más fuerte.

Durante la Última Cena Jesús sabía que al dejar este mundo sus discípulos necesitarían el poder de su Espíritu, y en ese momento él declaró solemnemente: “Yo le pediré al Padre que les dé otro Defensor, que esté siempre con ustedes, El Espíritu de la verdad”. El Espíritu Santo es también como un padre; Jesús dijo que él no nos dejaría huérfanos, él nos confiaría a la orientación de su Espíritu. Jesús prometió continuar su presencia entre nosotros a través de su Asistente. Este Asistente sería el Espíritu Santo.

Domingo Quinto de Pascua (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

QUINTO DOMINGO DE PASCUA (A) Jn 14: 1-12 - May 14, 2017

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, dice el Señor; nadie va al Padre sino por mí”.

Escuchando el Evangelio de hoy, recuerdo la historia que una vez les conté a mis estudiantes para persuadirlos de no vacilar en hacer preguntas en clase. Sofía era la única estudiante que tenía la valentía de preguntar en la clase de biología, dado que el profesor además de ser un hombre sabio era en cierta forma serio y estricto. Sofía, cuyo nombre en griego significa sabiduría, con frecuencia hacía preguntas cuyas respuestas algunas veces parecían muy obvias hasta el punto que a los otros chicos y chicas les parecían chistosas. El profesor Rabboni (palabra que en hebreo significa maestro, profesor) por supuesto no aceptaba la indisciplina y reprendía a los estudiantes. Más tarde ellos comprendieron que las preguntas que hacía Sofía les ayudaban a aclarar las dudas que ellos no se atrevían a preguntar, además de esta manera el Sr. Rabboni daba más ejemplos para que los estudiantes comprendieran mejor el tema. Así que cada vez que Sofía hacía preguntas, sus compañeros se animaban aún a preguntar más.

Tercer Domingo de Pascua (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

Tercer Domingo de Pascua (A) Lucas 24:13-35 - Abril 30 2017

“Señor Jesús, explícanos las Escrituras; enciende el fuego en nuestro corazón con tus palabras”.

Permítanme compartir con ustedes una de las historias inmortales, cortas y conmovedoras de la historia. Muy temprano el domingo por la mañana, aun antes del desayuno, dos discípulos andaban caminando diez kilómetros desde la capital de Tierra Santa, Jerusalén, hasta la aldea de Emaús, solamente dos días después de que su Líder había sido asesinado. Va a ser una caminada de casi un día, y ellos no parecen estar muy contentos. Se sienten muy frustrados.

Ellos no son los protagonistas, podrían ser los actores de reparto de la historia. Son los primeros miembros de la Iglesia que van a la Misa Dominical, aunque por un momento habían perdido su fe. “Ellos habían cerrado el libro antes de leer el último capítulo” (Arthur Tonne). De repente se aparece un extraño caminando a su lado. Ellos no reconocen al que había sido su buen amigo. “¿Qué pasa, muchachos?” les pregunta. “Disculpe, caballero, ¿usted es el único ser humano en toda Jerusalén que no ve los noticieros o no lee los periódicos?” “¿Acerca de qué?” les pregunta. De manera que ellos actualizan al “extraño” con las noticias tristes sobre la crucifixión y muerte de Jesús. Hasta ese momento, ese es el final de la historia para ellos.

Cuarto Domingo de Pascua (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

CUARTO DOMINGO DE PASCUA (A) Jn 10: 1-10 - Mayo 7, 2017

“Yo soy el buen Pastor, dice el Señor; conozco a mis ovejas, y las mías me conocen”.

La mamá de Jonathan había visto al amigo de su hijo, Brian, brincándose la reja del patio, cada vez que él venía a la casa para encontrarse con Jonathan a divertirse con video juegos, y con otros dos amigos se encerraban en el cuarto. Las madres son sabias, y la de Jonathan no era una excepción. Ella pensaba: “¿Por qué estos muchachos en vez de entrar por la puerta de enfrente, lo hacen saltándose la cerca para entrar a la casa?”

Los padres tienen la responsabilidad de saber quiénes son los amigos de sus hijos. Cuando ven a sus chicos con malas compañías, les hacen ver a los muchachos y a las niñas que la clase de compañía que ellos tienen es una mala influencia para ellos; y los padres normalmente tienen razón en este sentido. La sabiduría natural y su experiencia de buenos educadores les enseñan a ellos que los buenos amigos conducen a los demás a la verdad y a la honestidad; al contrario los malos amigos los desorientan y los llevan a la deshonestidad y al error. La misión de los padres es guiar y proteger a su familia.

Segundo Domingo de Pascua (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA (A)Juan 20: 19-31

Abril 23, 2017

“Estaban los discípulos con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Jesús entró y se puso en medio de ellos y les dijo: Paz a ustedes (…) Reciban el Espíritu Santo”.

Hay un juego infantil llamado las escondidas. Un grupo de jugadores se esconde en el campo o dentro de casa para que los encuentre el buscador. Uno de los jugadores cuenta hasta un número predeterminado mientras los otros jugadores van y se esconden. El buscador intenta encontrar a los que se han escondido. A veces el chico es listo e inmediatamente  los encuentra. Otras veces el chico se demora demasiado. En este caso los que están escondidos se aburren manteniendo una posición corporal incómoda y empiezan a darle señales, llamándolo o haciendo ruido. Cuando el niño o la niña los encuentran hay gran alivio, y el ganador, en este caso el buscador, recibe un premio.

En el Evangelio de hoy los discípulos están escondidos en un cuarto y con las puertas cerradas. No exactamente haciendo un juego, sino por temor a los judíos. Cuando ellos son encontrados por Jesús, son ellos quienes reciben, no solamente uno, sino tres premios: paz, alegría y el Espíritu Santo. Más tarde, ellos deben dar en reciprocidad, el perdón.

Más artículos...

Nuestros Visitantes


Warning: mysql_query() [function.mysql-query]: Unable to save result set in /home/templode/public_html/web/libraries/joomla/database/database/mysql.php on line 224
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy43
mod_vvisit_counterAyer121
mod_vvisit_counterEsta Semana296
mod_vvisit_counterLa Semana Pasada930
mod_vvisit_counterEste Mes43
mod_vvisit_counterEl Mes Pasado3399
mod_vvisit_counterTodos los Dias817116

We have: 15 guests online
Su IP: 54.162.136.26
 , 
Today: May 23, 2017

Encuesta

¿QUÉ TIPO DE CONTENIDO DESEAS VER EN ESTA PÁGINA?

Síguenos