Reflexiones Dominicales

Quinto Domingo de Cuaresma (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

Quinto Domingo de Cuaresma (A) Juan 11:1-45

“Yo soy la resurrección y la vida, dice el Señor; el que cree en mí no morirá para siempre”.

Una vez un paciente que estaba bajo tratamiento psiquiátrico, le preguntó a su doctor qué debería hacer en caso de que él presintiera caer en una crisis nerviosa. Él pensó que su psiquiatra le diría: “Llámame inmediatamente”. Sin embargo él le dijo: “Ve y busca a alguien que esté en problemas y ayuda a esa persona”. Si tú tienes una pena y ves a alguien que esté sufriendo más, el consuelo que tú le des a esa persona, ayudará a los dos. Cuando vas a un velorio o a un funeral para estar con alguien que ha perdido a un ser querido, solamente tu presencia es un apoyo real espiritual y psicológico para tu amigo. Shakespeare escribió en una de sus obras: “”Una pena compartida es una pena dividida”.

La historia de Lázaro nos muestra que a Jesús no le gustaba la muerte. Él lloró ante la tumba de su amigo. Jesús es Señor de la vida y no de la muerte. Él vino a luchar contra la muerte y la destruyó. Hoy Ezequiel nos da una buena noticia de parte de Dios: “Abriré sus tumbas y los sacaré de ellas y los llevaré de nuevo a la tierra de Israel”.

Cuarto Domingo de Cuaresma (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

CUARTO DOMINGO DE CUARESMA (A) Juan 9: 1-41 Marzo 26, 2017

“Yo soy la luz del mundo, dice el Señor; el que me sigue tendrá la luz de la vida”.

Hoy escuchamos una larga historia de un ciego cuyo nombre ni siquiera sabemos. Probablemente lo que es importante no es quién es el hombre, sino quién es la persona que le abrió sus ojos. En el capítulo 9 con sus 41 versículos, como en una obra clásica de teatro, oímos la historia contada en cuatro actos y un final: Primer Acto: El rabí encuentra a un hombre ciego de nacimiento y usa una forma antihigiénica, barro, para sanarlo. Segundo Acto: Los fariseos, como el Gran Jurado, abren una exhaustiva investigación acerca del caso. Tercer Acto: El nuevo discípulo recibe un decreto de excomunión. Cuarto Acto: El ciego es también curado de su ceguera espiritual. Acto Final: Juicio contra aquellos que ven pero pueden llegar a ser ciegos; un Gran Final: El Rabino se declara a sí mismo la luz del mundo.

La presentación comienza con una pregunta resultante de la curiosidad, y fruto de la tradición en el Antiguo Testamento: “Maestro, ¿quién pecó, este hombre o sus padres, para que naciera ciego?” Jesús introduce aquí la razón de ser de su milagroso signo: “Ni él ni sus padres pecaron, sino para que se manifestaran en él las obras de Dios”, y termina con otra pregunta, hecha por los fariseos: “¿También nosotros estamos ciegos?” y reciben la respuesta de Jesús a su propia ceguera real: “Si estuvieran ciegos, no tendrían pecado, pero como dicen que ven, su pecado persiste”.

Segundo Domingo de Cuaresma (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA (A) Mateo 17: 1-9

Marzo 12, 2017

“Jesús se transfiguró delante de ellos, y resplandecía su rostro como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz”.

Todos hemos visto y nos encantan esos fantásticos espectáculos y películas donde nuestro cantante, actor, o actriz favoritos aparecen rodeados de efectos especiales de sonido, luz y maquillaje. Pero hay algo más que admiramos y nos atrae, y es la transformación que los cosmetólogos usan para dar una nueva dimensión de belleza en sus rostros como también los glamurosos vestidos que llevan. Así le dan gran realismo a la escena.

Nuestra vida y nuestra vocación cristiana son un itinerario en la fe; son un camino porque durante nuestra vida terrena debemos caminar hacia nuestro destino que es Dios, y durante nuestro diario proceso experimentamos alegrías y tristezas, y por consiguiente necesitamos de la fe. En nuestro caminar necesitamos modelos bíblicos de fe: Abraham y Sara, nuestros antepasados en la fe; Jesús, nuestro paradigma de fe; y Pablo, quien vive las “Buenas nuevas” que él predica, pero también “toma parte en los duros trabajos del Evangelio, con la fuerza que le llega de Dios”.

Tercer Domingo de Cuaresma (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

TERCER DOMINGO DE CUARESMA (A) Juan 4: 5-42 Marzo 19, 2017

“Señor, tú eres de verdad el Salvador del mundo; dame agua viva; así no tendré más sed”.

Nosotros los seres humanos somos siempre insatisfechos. Estamos constantemente ansiosos por algo. El niño desea ser un adolescente, el adolescente aspira a ser adulto, muchos adultos quieren ser niños de nuevo, algunos adultos mayores desearían poder regresar de nuevo a su juventud. Aún en forma de broma se expresa este deseo. Esto significa que nosotros siempre estamos sedientos. No importa lo que seamos y hagamos, parece que hay una especie de desasosiego pernicioso que aflige a nuestra sociedad. Algunas veces ciertas compañías no aceptan nuevos empleados jóvenes porque son personas con poca experiencia, pero en otras ocasiones un candidato con mucha experiencia es rechazado porque está demasiado capacitado o es muy viejo. Recuerdo haber leído un clasificado en una diócesis solicitando un director de pastoral juvenil que tuviera por lo menos diez años de experiencia, pero que no fuera mayor de veinte años de edad.

Primer Domingo de Cuaresma (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA (A) Mateo 4: 1-11

Marzo 05, 2017

“Después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin Jesús sintió hambre. El tentador se le acercó”.

Tan pronto como nace una persona, hasta unos minutos antes de su fallecimiento, se le somete a toda clase de exámenes. Los médicos examinan al recién nacido para asegurarse que está respirando bien y que no tiene problemas físicos. Periódicamente los padres llevan a sus niños para que sean revisados en diferentes situaciones: el corazón, la sangre, el peso, la inteligencia, el comportamiento. Desde preescolar hasta que se gradúan, los maestros evalúan a sus estudiantes. Normalmente la gente pasa la evaluación, pero otros fallan. Las valoraciones ayudan a diagnosticar el progreso; esto es  especialmente  verdadero en los deportes. Dios también permite al tentador que nos ponga a prueba. Como en el caso de las evaluaciones físicas y psicológicas, si éstas muestran progreso nos sentimos bien; al nosotros vencer la tentación, nos hacemos más fuertes.

Más artículos...

Nuestros Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy38
mod_vvisit_counterAyer157
mod_vvisit_counterEsta Semana580
mod_vvisit_counterLa Semana Pasada1123
mod_vvisit_counterEste Mes3717
mod_vvisit_counterEl Mes Pasado4016
mod_vvisit_counterTodos los Dias810474

We have: 15 guests online
Su IP: 54.204.249.55
 , 
Today: Mar 30, 2017

Encuesta

¿QUÉ TIPO DE CONTENIDO DESEAS VER EN ESTA PÁGINA?

Síguenos