Decimosexto Domingo Tiempo Ordinario (A)

REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO

DECIMOSEXTO DOMINGO TIEMPO ORDINARIO (A) Mateo 13: 24-43                                                                   Julio 23, 2017

“Diste a tus hijos la dulce esperanza de que, en el pecado, das lugar al arrepentimiento”.

Un agricultor lucha contra la acción de un enemigo que sembró cizaña entre su trigo. En vez de arrancar inmediatamente la cizaña, el cultivador dejó que crecieran juntos hasta el tiempo de la cosecha. Él pensó: “Al arrancar la cizaña podrían arrancar también el trigo”.

La mayoría de las parábolas que Jesús cuenta no exactamente están basadas en temas religiosos, sino que Jesús utiliza situaciones propias de las realidades de la vida ordinaria. El Evangelio de hoy es un buen ejemplo de actividades construidas sobre la vida real: un agricultor que sembró buena semilla en su campo y cuando estaba dormido su enemigo vino y sembró cizaña en todo el campo. La segunda parábola es sobre la semilla de mostaza, que siendo la más pequeña de todas las semillas, sin embargo cuando es sembrada y crece llega a ser la mayor de las plantas, hasta el punto de que los pájaros hacen sus nidos en sus ramas. La tercera parábola es sobre la levadura que una mujer tomó y la mezcló con tres medidas de harina de trigo hasta que penetró toda la masa.


Estas parábolas no son historias religiosas. Los que escuchan a Jesús tienen que hacer el brinco metafórico para captar el significado religioso. Jesús, como buen maestro, utiliza estas imágenes para compararlas con el reino de los cielos. Contándoles esta historia del trigo y la cizaña, Jesús sorprende a sus discípulos fuera de base y les enseña una lección importante, que nos interesa a todos nosotros, sobre la hipocresía y la intolerancia.

Si nosotros los humanos somos prontos a culpar, juzgar, y condenar a otras personas por sus acciones, aunque éstas sean malas, en nuestras lecturas bíblicas de hoy Dios hace lo opuesto: el Libro de la Sabiduría nos dice que Dios juzga con justicia y con compasión: “Tú, poderoso soberano juzgas con moderación y nos gobiernas con gran indulgencia (…) y diste a tus hijos la dulce esperanza de que, en el pecado, das lugar al arrepentimiento”. El salmo responsorial hace eco de estos sentimientos: “Tú Señor, Dios clemente y misericordioso, eres lento a la cólera, y rico en piedad y leal”. Dios nos trata con estas dos cualidades de justicia y misericordia.

En el Evangelio Jesús nos llama la atención sobre el punto central de la parábola: el estado imperfecto del Reino de Dios en su realidad actual; además Dios da oportunidades para la conversión. Las tres parábolas están fundadas en la cultura palestina. La alegoría del trigo apunta a la coexistencia del bien y del mal. La semilla de mostaza y la levadura ejemplarizan el significado del crecimiento de los discípulos y muestra el universalismo de la salvación. Dado que la cizaña se parece mucho al trigo en su desarrollo temprano, es sabio separarlos hasta el momento de la cosecha. Aquí hay una imagen del tiempo final y de la retribución.

Sabemos que hay momentos en los cuales como ciudadanos y cristianos debemos asumir una posición política, religiosa y moral frente a asuntos injustos; Jesús no es un agente pasivo ante los planteamientos de la vida. Si condenamos el mal, no debemos condenar a la persona. Jesús condenó el pecado, pero nunca condenó al pecador.

No podemos pensar ingenuamente que nuestra Iglesia, la esposa de Cristo, es completamente impecable, aunque Cristo, su cabeza y esposo, es santo. Aceptemos que la Iglesia está formada de seres humanos, es decir de pecadores pero en proceso de conversión. No podemos escandalizarnos, aunque nos duela, al saber que los buenos cristianos son mayoría y estamos en todo el mundo, pero no hay duda que la cizaña está en todos los niveles de nuestras comunidades, y allí permanecerá hasta la cosecha. Mientras el mal esté presente, hay posibilidades y necesidades del cambio, y la Iglesia es instrumento de la misericordia de Dios y llamado a la conversión. Debemos orar por este cambio, aunque algunas veces no sepamos cómo, pero “El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Nuestros Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy100
mod_vvisit_counterAyer81
mod_vvisit_counterEsta Semana181
mod_vvisit_counterLa Semana Pasada655
mod_vvisit_counterEste Mes2486
mod_vvisit_counterEl Mes Pasado2885
mod_vvisit_counterTodos los Dias833109

We have: 30 guests online
Su IP: 54.158.21.160
 , 
Today: Sep 25, 2017

Encuesta

¿QUÉ TIPO DE CONTENIDO DESEAS VER EN ESTA PÁGINA?

Síguenos