Cuarto Domingo de Cuaresma (A)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

CUARTO DOMINGO DE CUARESMA (A) Juan 9: 1-41 Marzo 26, 2017

“Yo soy la luz del mundo, dice el Señor; el que me sigue tendrá la luz de la vida”.

Hoy escuchamos una larga historia de un ciego cuyo nombre ni siquiera sabemos. Probablemente lo que es importante no es quién es el hombre, sino quién es la persona que le abrió sus ojos. En el capítulo 9 con sus 41 versículos, como en una obra clásica de teatro, oímos la historia contada en cuatro actos y un final: Primer Acto: El rabí encuentra a un hombre ciego de nacimiento y usa una forma antihigiénica, barro, para sanarlo. Segundo Acto: Los fariseos, como el Gran Jurado, abren una exhaustiva investigación acerca del caso. Tercer Acto: El nuevo discípulo recibe un decreto de excomunión. Cuarto Acto: El ciego es también curado de su ceguera espiritual. Acto Final: Juicio contra aquellos que ven pero pueden llegar a ser ciegos; un Gran Final: El Rabino se declara a sí mismo la luz del mundo.

La presentación comienza con una pregunta resultante de la curiosidad, y fruto de la tradición en el Antiguo Testamento: “Maestro, ¿quién pecó, este hombre o sus padres, para que naciera ciego?” Jesús introduce aquí la razón de ser de su milagroso signo: “Ni él ni sus padres pecaron, sino para que se manifestaran en él las obras de Dios”, y termina con otra pregunta, hecha por los fariseos: “¿También nosotros estamos ciegos?” y reciben la respuesta de Jesús a su propia ceguera real: “Si estuvieran ciegos, no tendrían pecado, pero como dicen que ven, su pecado persiste”.

 

En el Acto Uno, el ciego no conoce a Jesús, ni tampoco le pide que lo cure. Jesús se conmueve por la invidencia del hombre. Al él tomar la iniciativa, establece la motivación para la curación: “Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo”. En el Acto Dos, las muchas preguntas que los fariseos le hacen al ciego, de ninguna manera son para reconocer la buena acción de Jesús, sino que son un pretexto para condenarlo: “Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos”. En un principio, el que antes era ciego identifica a Jesús como “el hombre que se llama Jesús”. Cuando los fariseos le piden un testimonio personal, el otrora ciego dice: “Es un profeta”, pero todavía solamente un ser humano.

En el Acto Tercero, al mantener el hombre curado su convicción en el hombre de Dios, los judíos como retaliación lo expulsan de su presencia. En el Acto Cuarto, Jesús y el hombre sanado se encuentran de nuevo. En este punto del proceso de conversión, Jesús le pide hacer una profesión de fe: “¿Crees en el Hijo del Hombre?” La respuesta del hombre es: “Sí, creo” y se dirige a él como al Señor, se postra de rodillas y lo adora. En ese momento se le abren los ojos al hombre y ya no solo ve a Jesús como un hombre o simple profeta, sino que lo reconoce como al Señor. En el Gran Final declara Jesús: “Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo”, y hace este juicio: “Para un juicio he venido yo a este mundo; para los que no ven vean, y los que ven queden ciegos”.

En el texto de Samuel, en la selección y unción de David como rey de Israel, Yahveh nos enseña: “No juzgues por las apariencias (…) Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia; el Señor ve el corazón”.

La Cuaresma nos lleva gradualmente a la luz de la Pascua. En el Evangelio nos muestra Juan que Jesús es la fuente de la luz, el que nos da la visión. Este es el sexto de siete signos en el Evangelio de Juan que muestran el carácter mesiánico de Jesús. Llegarnos a Jesús en la fe, es aceptar la luz; preferir las tinieblas es rechazarlo a él. El ciego sigue un proceso de no-creyente a creyente. El milagro también tiene una connotación bautismal, dado que el lavado y la unción son parte de la sanación.

Entre más nos acerquemos a Jesús más somos conscientes de nuestra ceguera espiritual y de nuestro pecado, y más nos sentimos obligados a confiar en él y a volvernos a él, luz del mundo. San Pablo nos dice que en otro tiempo estábamos en las tinieblas del pecado, pero ahora, por el bautismo, estamos en la luz del Señor.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Nuestros Visitantes


Warning: mysql_query() [function.mysql-query]: Unable to save result set in /home/templode/public_html/web/libraries/joomla/database/database/mysql.php on line 224
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy65
mod_vvisit_counterAyer121
mod_vvisit_counterEsta Semana318
mod_vvisit_counterLa Semana Pasada930
mod_vvisit_counterEste Mes65
mod_vvisit_counterEl Mes Pasado3399
mod_vvisit_counterTodos los Dias817138

We have: 37 guests online
Su IP: 54.162.136.26
 , 
Today: May 23, 2017

Encuesta

¿QUÉ TIPO DE CONTENIDO DESEAS VER EN ESTA PÁGINA?

Síguenos