Primer Domingo de Adviento (B)

REFLEXIONES BILINGUES PARA EL DOMINGO

1º Domingo de Adviento (B) Marcos 13: 33-37 – Dic 3, 2017

“¡Cuidado! Permanezcan despiertos porque no saben cuándo se cumplirá el último plazo”.

Clive S. Lewis, escritor Irlandés, en su novela Las Cartas del Diablo a su Sobrino, nos cuenta que una vez Satanás estaba entrenando a sus estudiantes diablos, pero antes de enviarlos a la tierra los entrevistó. Al primero le preguntó: “¿Cuál será tu estrategia?” Él le dijo: “Le diré a la gente que Dios no existe”. El Diablo sacudió su cabeza y dijo: “La mayoría sabe que nuestro Enemigo existe”. El siguiente dijo: “Voy a enseñarles que el infierno no existe”. Insatisfecho Satanás protestó: “Después de tantos crímenes, terrorismo y corrupción, ellos saben que el infierno existe”. El último era un diablo joven y dijo: “Les diré que no se preocupen, que tienen muchísimo tiempo para cambiar y ser buenos”. Satanás se puso muy contento y dijo: “Tú eres un diablo inteligente. Quedas encargado de toda la legión.


En el Evangelio de Marcos que empezamos a leer en este nuevo año litúrgico, Jesús nos habla del misterio de su gloriosa venida final, con una corta parábola. Nos dice: “Cuidado, permanezcan despiertos porque no saben cuándo se cumplirá el último plazo (…) Que no llegue de repente y los encuentre dormidos. Lo que les digo a ustedes, lo digo a todos: Permanezcan en vela”. Él compara su segunda venida con un hombre que se fue de viaje y dejó a sus empleados encargados de su casa. Los empleados debían hacer los trabajos asignados, y el portero estar en constante vigilancia, aguardando la llegada del dueño de casa. Jesús les dice tres veces a sus discípulos hoy: “Estén vigilantes!” Nosotros ni siquiera sabemos lo que Dios nos tiene preparado para la próxima semana, para el mes siguiente, que es ya casi el próximo año, en el futuro. Lo que venga será una bendición si esperamos que sea de parte de Dios.

En nuestra primera lectura del Profeta Isaías, escuchamos que los exiliados habían regresado de Babilonia y encontraron su tierra devastada y el templo destruido. Pero hay una esperanza para el pueblo de Dios: “Y, sin embargo, Señor, tú sigues siendo nuestro Padre; nosotros somos la arcilla, y tú el alfarero: somos todos obra de tus manos!”

En la segunda lectura de la Primera Carta a los Corintios, San Pablo nos da la bendición de Dios para hoy y para todo el año entrante. Pablo nos dice que Dios ha venido a nosotros, “El Dios con nosotros.” Por su gracia hemos llegado a estar firmes con la fuerza del Señor mientras esperamos su revelación última en poder y en gloria, a pesar de las dificultades y sufrimientos; y “Dios es fiel”.

La verdad de que “Cristo ha de venir a juzgar a vivos y muertos” es parte de nuestra Profesión de Fe cada domingo. Hoy, durante el Adviento y a través de todo el año pedimos después de la Oración del Señor: “Protégenos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo”.

Adviento, como preparación para Navidad y la venida final del Señor, es un tiempo de esperanza. El Evangelio de hoy nos enseña la necesidad de esperar y la necesidad de estar vigilantes. En uno de los partidos de la Copa Sub Quince de Football, uno de los jóvenes debutaba. Estuvo todo el partido corriendo la cancha de arriba abajo esperando, hasta que en el minuto adicional el balón le llegó a los pies, cerca de la portería. Él estaba listo, recibió el balón e hizo el gol, y se terminó el partido. Si el chico no hubiera estado listo y alerta, y en vez hubiera estado pensando en la novia, él no hubiera estado donde tenía que estar y recibir el pase. Nosotros no podemos esperar si estamos distraídos.

La mayoría de nosotros pensamos que tenemos todo el tiempo del mundo para arreglar las cosas con Dios. Por eso alguien dijo: “La palabra más peligrosa de cualquier idioma es ´mañana´. Escribe tus planes con lápiz. Luego dale a Dios un borrador” (Autor desconocido). Si tú decides posponer tu reconciliación con Dios, le estás dando oportunidad al tercer diablo para que te convenza.

Esta vida, a pesar de sus problemas, es hermosa cuando tenemos nuestra esperanza en el Señor y estamos listos a su llamada. Estoy seguro que cada uno de nosotros puede contar su historia de cómo su vida ha sido bendecida en su espera de Dios y en su respuesta a su llamado. Estar alerta y estar listo es todo lo que significa este Primer Domingo de Adviento.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Nuestros Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy135
mod_vvisit_counterAyer63
mod_vvisit_counterEsta Semana535
mod_vvisit_counterLa Semana Pasada622
mod_vvisit_counterEste Mes1332
mod_vvisit_counterEl Mes Pasado3285
mod_vvisit_counterTodos los Dias843084

We have: 84 guests online
Su IP: 54.82.81.154
 , 
Today: Dic 15, 2017

Encuesta

¿QUÉ TIPO DE CONTENIDO DESEAS VER EN ESTA PÁGINA?

Síguenos