Buscar

XIII Domingo del Tiempo Ordinario

Estamos celebrando el décimo tercer domingo del ciclo litúrgico a través del año. Cristo, como los profetas, nos invita a seguirle. Su camino hacia Jerusalén fue camino hacia su muerte. Nuestro camino no es fácil. Para seguir a Cristo el único camino hacia la libertad perfecta es la Cruz.




Solemnidad de la Santisima Trinidad

El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y de la vida cristiana. Es el misterio de Dios en sí mismo. Es, pues, la fuente de todos los otros misterios de la fe; es la luz que los ilumina. Es la enseñanza más fundamental y esencial en la jerarquía de las verdades de fe.

Toda la historia de la salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres, apartados por el pecado, y se une con ellos.

Para representar a la Trinidad se adoptó la figura del triángulo. También el trébol sirvió para figurar el misterio de la Trinidad y lo mismo tres círculos enlazados con la palabra Unidad en el espacio central que queda libre por la intersección de los círculos.

La Encarnación del Hijo de Dios revela que Dios es el Padre eterno, y que el Hijo es consubstancial al Padre, es decir, que es en él y con él el mismo y único Dios.  La misión del Espíritu Santo, enviado por el Padre en nombre del Hijo (cf. Jn 14,26) y por el Hijo  junto al Padre (Jn 15,26), revela que él es con ellos el mismo Dios único. Con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria.

En conclusión, la Trinidad es un misterio de fe en sentido estricto, uno de los "misterios escondidos en Dios, que no pueden ser conocidos si no son revelados desde lo alto" (Cc. Vaticano I: DS 3015). Dios, ciertamente, ha dejado huellas de su ser trinitario en su obra de Creación y en su Revelación a lo largo del Antiguo Testamento. Pero la intimidad de su Ser como Trinidad Santa constituye un misterio inaccesible a la sola razón e incluso a la fe de Israel antes de la Encarnación del Hijo de Dios y el envío del Espíritu Santo.

 Catecismo de la Iglesia Católica, No. 232-263.

Reflexiones Dominicales


Warning: Creating default object from empty value in /home/templode/public_html/web/modules/mod_roknewspager/lib/helper.php on line 301
  • La Santísima Trinidad (B)
    REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO LA SANTÍSIMA TRINIDAD (B) Mateo 28: 16-20 -Mayo 27, 2018 “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, al Dios que es, que ha sido, y que ha de venir”. Una vez leí al Padre James Gilhooley contando la historia de un sacerdote que estaba sentado en el aeropuerto esperando su vuelo. Un joven, tratando de matar el tiempo, lo interrumpió en su lectura. Le dijo: “Padre, yo creo solamente lo que entiendo. Yo no puedo entender la Trinidad. ¿Puede usted explicármela?” El sacerdote un poco molesto cerró el libro que estaba leyendo. “¿Ves el sol allá?” “Claro”. “Bueno, estamos a 150 millones de kilómetros de distancia. Los rayos solares que entran por la ventana vienen del sol. El calor que ahora disfrutamos en nuestro cuerpo nos llega de la combinación del sol y de sus rayos. ¿Me hago entender? El muchacho respondió: “Seguro”. El sacerdote continuó: “Algo semejante pasa con la Trinidad. Dios Padre es el sol ardiente. El Hijo son los rayos que él nos envía. La combinación de ambos nos envía al Espíritu Santo, que es el calor. Si comprendes el efecto del sol, sus rayos solares y el calor, no veo la dificultad para creer en la Trinidad. Fue el momento para que el hombre pasara a bordo y con esta excusa se fue.
    Leer Mas...
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Sunday Reflections


Warning: Creating default object from empty value in /home/templode/public_html/web/modules/mod_roknewspager/lib/helper.php on line 301
  • The Most Holy Trinity (B)
    BILINGUAL REFLECTIONS FOR SUNDAY THE MOST HOLY TRINITY (B) Matthew 28: 16-20-May 27, 2018 “Glory to the Father, the Son, and the Holy Spirit; to God who is, who was, and who is to come“. I once read Father James Gilhooley telling the story of a priest who was sitting in an airport waiting for his flight. A young man killing time struck up a conversation. He said, "Father, I believe only what I can understand. So, I can't understand the Trinity. Can you explain it to me?" The priest a little bit upset closed the book he was reading. "Do you see the sun out there?" "Ja!" "Well, it's 93 million miles away from us. The rays coming through the window are coming from the sun. The heat we are enjoying on our bodies right now comes from a combination of the sun and its rays. Do you follow me?" The fellow answered, "Sure." The priest continued, "The Trinity is like that. God the Father is that blazing sun. The Son is the rays he sends down to us. Then both combine to send us the Holy Spirit who is the heat. If you understand the workings of the sun, its rays, and heat, why do you have difficulty believing the Trinity?" Then it was time for the man to catch his flight, and as an excuse, and he left.
    Read More...
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Últimas Noticias

Tierra Santa

Templo en Imágenes