Buscar

XIII Domingo del Tiempo Ordinario

Estamos celebrando el décimo tercer domingo del ciclo litúrgico a través del año. Cristo, como los profetas, nos invita a seguirle. Su camino hacia Jerusalén fue camino hacia su muerte. Nuestro camino no es fácil. Para seguir a Cristo el único camino hacia la libertad perfecta es la Cruz.




Solemnidad de la Santisima Trinidad

El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y de la vida cristiana. Es el misterio de Dios en sí mismo. Es, pues, la fuente de todos los otros misterios de la fe; es la luz que los ilumina. Es la enseñanza más fundamental y esencial en la jerarquía de las verdades de fe.

Toda la historia de la salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres, apartados por el pecado, y se une con ellos.

Para representar a la Trinidad se adoptó la figura del triángulo. También el trébol sirvió para figurar el misterio de la Trinidad y lo mismo tres círculos enlazados con la palabra Unidad en el espacio central que queda libre por la intersección de los círculos.

La Encarnación del Hijo de Dios revela que Dios es el Padre eterno, y que el Hijo es consubstancial al Padre, es decir, que es en él y con él el mismo y único Dios.  La misión del Espíritu Santo, enviado por el Padre en nombre del Hijo (cf. Jn 14,26) y por el Hijo  junto al Padre (Jn 15,26), revela que él es con ellos el mismo Dios único. Con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria.

En conclusión, la Trinidad es un misterio de fe en sentido estricto, uno de los "misterios escondidos en Dios, que no pueden ser conocidos si no son revelados desde lo alto" (Cc. Vaticano I: DS 3015). Dios, ciertamente, ha dejado huellas de su ser trinitario en su obra de Creación y en su Revelación a lo largo del Antiguo Testamento. Pero la intimidad de su Ser como Trinidad Santa constituye un misterio inaccesible a la sola razón e incluso a la fe de Israel antes de la Encarnación del Hijo de Dios y el envío del Espíritu Santo.

 Catecismo de la Iglesia Católica, No. 232-263.

Reflexiones Dominicales

  • Quinto Domingo de Pascua (B)
    REFLEXIONES BILINGÜES PARA EL DOMINGO QUINTO DOMINGO DE PASCUA (B) Juan 15: 1-8 – Abril 29, 2018 “Permanezcan en mi, como yo permanezco en ustedes, nos dice el Señor; el que permanece en mí da fruto abundante”. Los científicos nos dicen que nosotros solamente usamos una pequeña parte de nuestro cerebro y el resto lo dejamos sin desarrollar. Con frecuencia encontramos que nuestros hijos, nuestros estudiantes y nosotros mismos no usamos el cien por ciento de nuestras capacidades humanas. Lo mismo pasa con nuestra vida espiritual. Somos capaces de mucho más. ¿No deberíamos ser más audaces? Con frecuencia tratamos de caminar solos en nuestro crecimiento espiritual. Pero no lo podemos hacer sin ayuda.
    Leer Mas...
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Sunday Reflections

  • 5th Sunday of Easter (B)
    BILINGUAL REFLECTIONS FOR SUNDAY 5th SUNDAY OF EASTER (B) John 15: 1-8 – April 29, 20185 “Remain in me as I remain in you, says the Lord. Whoever remains in me will bear much fruit “. Scientists tell us that we only use a small part of our brains and the rest we leave it undeveloped. We often find out that our children, our students, and we ourselves do not use a hundred percent of our human capacities. The same is true of our spiritual life. We are capable of so much more. Shouldn´t be we bold enough? Often we try to go alone in our spiritual growth. But we cannot do it by ourselves.
    Read More...
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Últimas Noticias

Tierra Santa

Templo en Imágenes